Artículos del mes: Agosto 2015

  • 0

Ser autónomo: opción nº1 para dentistas, podólogos y arquitectos

La decisión de ser autónomo es muy personal. Depende de las circunstancias de cada uno, de sus condiciones económicas y profesionales y también de la cultura de emprendimiento que le rodea. Hay profesiones que “invitan” a ser autónomo como las vinculadas a la rama sanitaria, podología, fisioterapia, veterinaria, etc. Sin embargo, en España hay una profesión en la que un porcentaje bastante alto de sus titulados deciden ser autónomos: dentista.

Según el Estudio de inserción laboral de los egresados universitarios elaborado por la Conferencia de Consejos Sociales y publicado por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, casi la mitad de los odontólogos titulados en 2010 (concretamente el 49%) estaban afiliados a la Seguridad Social un año después de licenciarse.

Además, se podría decir prácticamente que es la “profesión” de los autónomos ya que se trata de una tendencia en alza con los porcentajes de autónomos más altos a lo largo de los años, alcanzando el 76% en 2014. Tras estos titulados, les siguen los podólogos con el 60% de autónomos y tasa de afiliación del 79 %, y los arquitectos, que en el cuarto año alcanzan el 48% de profesionales autónomos. Por el contrario, los que no ven salida en el autoempleo son los titulados en la Medicina, Biotecnología, Enfermería, Química, Física o las diferentes especialidades de Magisterio.

Además, si hablamos del tipo de contrato de los odontólogos recién licenciados cada vez existen menos de carácter temporal. Si en el primer año de licenciado los contratos temporales entre los dentistas representaban el 55% del total, cuatro años después esta cifra se reduce al 25%.

Y si hablamos de ingresos, entre los que ya cumplían cuatro años con la titulación de Odontología y estaban trabajando por cuenta ajena, el 24 % tenía una base de cotización anual superior a los 30.000 euros durante el año pasado.

Además, un dato que deja en evidencia el esfuerzo que se debe hacer para fomentar el autoempleo en España es que solo el 10% de los que se gradúan trabajan en el régimen de autónomos cuatro años después de haberse titulado. Es decir, uno de cada 10 afiliados a la Seguridad Social son autoempleadores cuatro años después de finalizar sus estudios. Los más atrevidos, el 7%, lo hacen nada más acabar la carrera, el primer año tras la graduación.

Más sorprendente es si cabe que sea precisamente la rama de Ciencias Sociales y Jurídicas, por el tipo de estudios que incorpora, relacionados en buena medida con el ámbito empresarial, el comercio y los negocios, la rama con menor porcentaje de autónomos, un 8%.

Y por si fuera poco, existen diferencias importantes entre aquellos que estudian en centros públicos y privados. En el caso de los primeros, un 6 % decide hacerse trabajador por cuenta propia al término de sus estudios, aumentando la cifra hasta el 9 % al cuarto año. En las Universidades privadas, los alumnos que deciden emprender al primer año son el 11 %, mientras que en el cuarto ejercicio representan el 16 %. Probablemente, influya en este caso que un amplio conjunto de universidades privadas proceden del ámbito empresarial, por lo que establecen con mayor facilidad relaciones con este sector.

No obstante, si estás acabando la carrera y está pasando por tu cabeza la posibilidad de ser tu propio jefe y liderar tu propio proyecto personal, te resumimos los trámites necesarios para ser autónomo.


  • 0

Tramos IRPF 2015: cómo quedan tras los cambios de julio

El gobierno ha adelantado de manera parcial en julio la rebaja en los tramos de IRPF prevista para 2016, tramos que ya se habían reducido a principios de 2015 con la aplicación de la reforma fiscal, por la que se redujeron a cinco el número de tramos IRPF y se bajaron al 20% y 47% los tipos mínimo y máximo, respectivamente.

En este post te explicamos el funcionamiento del IRPF y cómo quedan los tramos tanto para asalariados como para autónomos, así como para las rentas del ahorro.

IRPF: ¿Cómo funciona?

El Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas es un tributo que reviste una considerable complejidad tanto en su gestión como en su liquidación. Integra los rendimientos del trabajo, los de actividades económicas, los del capital mobiliario, las ganancias patrimoniales y un sinfín de deducciones y reducciones. Y afecta a todos los trabajadores, tanto a los asalariados por cuenta ajena como a los trabajadores autónomos.

A la suma de los rendimientos de cada trabajador se les aplican dos escalas de gravamen, laestatal y la autonómica. La escala autonómica será la del lugar de residencia fiscal del contribuyente. Por tanto, en función de la comunidad autónoma donde vivamos, el coste de la obtención de estos rendimientos podrá ser mayor o menor, aunque las diferencias suelen ser pequeñas y afectan más ciertas deducciones.

Sin embargo, con el nuevo Real Decreto aprobado por el Gobierno el pasado mes de julio de 2015, esta rebaja realizada en la tarifa general será asumida por completo por el Estado, es decir, afectará a la escala estatal sin necesidad de que las comunidades autónomas aprueben una nueva tarifa autonómica.

Reducción del número de tramos del IRPF y su cuantía

En general, la reforma del IRPF ha supuesto la reducción desde los siete tramos en la escala estatal que se aplicaban desde 2011 hasta 2014 hasta tan sólo cinco tramos desde enero de 2015. Al respecto hay que tener en cuenta también que el tipo aplicable (marginal) menor pasó del 24,75% en 2014 al 20% en 2015 y el 19% en 2016.

El adelanto a julio de la rebaja del IRPF prevista para 2016 se aplicará mediante una única tarifa que, con carácter transitorio, tendrá efectos desde enero a diciembre de 2015. Esta nueva tarifa general (transitoria) sitúa los tipos a nivel intermedio de los aprobados para 2015 y 2016. Veamos cómo queda:

tabla tramos irpf 2015-2016

Estos cambios tienen repercusiones para los siguientes colectivos:

  • Asalariados: deben ver reducidas sus retenciones en nómina, por lo que se incrementará algo su liquidez en los próximos meses.
  • Autónomos: cuando el año que viene hagan su declaración de la renta correspondiente a 2015, les tocará a pagar menos. Además, se han reducido las retenciones de los profesionales autónomos, como se detalla más adelante.
  • Empresas con trabajadores contratados: deben ajustar las retenciones de las nóminas en consecuencia, las que no hayan podido adaptar las nuevas retenciones a las nóminas de julio por efecto de sus respectivos calendarios de pago, deberán regularizar la situación en la nómina de agosto.

Rentas de ahorro

El adelanto de la rebaja del IRPF incluye no solo las rentas salariales sino también las procedentes del ahorro.

En este caso, se aplicará también una única tarifa transitoria, con efectos desde enero hasta diciembre de 2015. El efecto de esta tarifa intermedia es equivalente a adelantar la tarifa del ahorro de 2016 a mediados de 2015 y quedará así:

tabla tramos rentas ahorro 2015-2016

Reducción de las retenciones de los profesionales autónomos

Por su parte, el tipo de retención para profesionales se reduce del 19% al 15% para todo el colectivo y no solo a los que obtenían rendimientos íntegros inferiores a 15.000 euros al año como ocurría hasta ahora.

Además, el Real Decreto contempla también que el tipo de retención del 9% que aplican los autónomos durante los tres primeros años de inicio de una actividad vuelva al 7%.

La medida beneficia a cerca de 800.000 autónomos que verán incrementada su liquidez en 263 euros de media en lo que queda de año.

Para hacernos una idea, un autónomo profesional, con la reducción generalizada de la retención del IRPF al 15%, gana mayor liquidez, un 4% de liquidez en sus cobros. De esta forma, un profesional que facture 2.000 euros al mes de media, genera una liquidez mensual de 80 euros, lo que supone 960 euros al año.

Ayudas sociales

Al respecto, se declaran exentas de tributación las ayudas públicas concedidas por las comunidades autónomas y las entidades locales para atender a ciudadanos en situación de emergencia o riesgo de exclusión social.


  • 0

¿Cuánto tiempo tarda un autónomo en cobrar sus facturas?

Un autónomo por naturaleza se encuentra con limitaciones y barreras que a lo mejor no encontraría una Pyme o una gran empresa. Lo común que tiene con estas es que debe entregar su trabajo en tiempo y forma para cobrar la factura emitida.

Ahora bien, a la hora de cobrar su factura, el autónomo es el último eslabón de esta cadena empresarial y el tiempo en cobrarla se extiende demasiado.

Pero, ¿cuánto tarda un autónomo de media? Pues depende ya que cada caso es particular y de quién nos pague, pero según un informe de la Federación de Autónomos ATA, la mitad de los autónomos suele tardar una media de 90 días en cobrar sus facturas. Un retraso que, a priori, incumple la Ley de Morosidad y la Directiva Europea de lucha contra la morosidad, que establece un límite de tiempo en abonar las deudas.

Concretamente, y, en la actualidad, esta norma se vulnera de manera exagerada: los periodos medios de pago del sector público se sitúan hasta tres veces por encima de lo recogido, en concreto, 93 días frente a los 30 que dice la Ley y, en el sector privado, en 85 días frente a los 60 días plasmados en este Texto. Si el pago es entre autónomos la media se sitúa en 59 días.

Este retraso supone un desbarajuste importante, no solo por cuestiones personales y profesionales, ya que hay que asumir gastos de manera mensual en ambos campos, sino que la actividad empresarial se resiente, la liquidez de estos profesionales se reduce, y, como consecuencia, el consumo y la inversión se comprimen.

Por ello, no es de extrañar que la morosidad pública y privada sea uno de los grandes quebraderos de cabeza de los autónomos y un motivo fundamentado que les condiciona, en muchos casos, a la hora de cerrar un acuerdo, ya sea con Administraciones Públicas, grandes empresas o incluso Pymes. Afecta a su día a día y al desarrollo de la economía.

Por este motivo y para paliar esta falta de liquidez, el Ejecutivo propuso una serie de alternativas, como el IVA de caja, que no ha tenido el éxito esperado, y que incluso han comunicado que, junto a la Ley de Morosidad, son medidas “bien intencionadas, pero que no funcionan”. Por ello, se hace más necesaria que nunca una solución de raíz que pasa por acortar plazos y presionar para que el pago a proveedores sea una realidad. Por ejemplo, Asociaciones en defensa de los derechos de los autónomos exigen la creación de un recargo del 20% para todas aquellas personas o administraciones que no cumplan la Ley.

A pesar de que la deuda a proveedores parece no tener fin, las administraciones públicas recortan poco a poco sus plazos de pago, sobre todo, la Administración Local, seguida de la Central siendo la Administración Autonómica la única cuyo plazo de pago se ha visto incrementado.

Sea como fuese, os damos una serie de consejos para prevenir impagos y morosos. El primero de ellos es el uso de la diplomacia ya que demandar a tu cliente por impago debe ser el último recurso ya que el proceso judicial que conlleva puede implicar que el cobro se retrase todavía mucho más. Otro consejo es intentar conocer tu cliente “al dedillo” con informes de riesgo y solvencia del mismo en caso de que sospeches de él. También puedes cobrar una parte por anticipado, especialmente, en trabajos de una cierta envergadura o en los que debas incurrir en costes externos, o bien estipular las condiciones de pago de manera previa, es decir, un 30% al comienzo y resto al final del trabajo, etc.

En definitiva, se trata de evitarnos disgustos y tener una previsión de cobro y ser claros en el momento de formalizar el contrato donde podremos informarnos del plazo medio de cobro para no llevarnos sorpresas a posteriori.


  • 0

Solo necesitas 33 piezas en tu armario, según la última tendencia que triunfa en Internet

En 2010 Courtney Carver decidió que tenía demasiada ropa. Liberar su armario se convirtió para ella en una obsesión. Pero en vez de vender o donar su ropa decidió hacer una revisión exhausta y completa de su ropero bajo la máxima que solo se permitiría tener 33 piezas por temporada (y decidió que cada temporada duraría tres meses). En este registro incluyó zapatos, abrigos, bolsos y otros accesorios y joyas.

“Hice un conteo exacto de 33 piezas, ahí se incluían cuatro pares de zapatos, varias camisetas y pantalones”. Conservó su ropa favorita, las que más le favorecían y decidió que no se permitiría a si misma comprar más ropa en tres meses, a no ser que cambiara un artículo antiguo por lo nuevo que comprara. Es decir, si compraba  una camiseta nueva, debía deshacerse o regalar una antigua.


  • 0

Cómo hacer un plan de comunicación

El acceso a los medios de comunicación no debe ser un privilegio de las grandes empresas. Cualquier pyme puede aumentar su notoriedad gracias a un plan de comunicación estructurado correctamente.


Necesitas una profesional de la comunicación

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies